Así actuaron los temibles SEALS para matar a Osama Bin Laden

Cuatro helicópteros sobrevolaron en plena madrugada del domingo la mansión fortificada de Abbottabad, a 60 kilómetros de la capital pakistaní, donde se sospechaba que podía ocultarse Osama Bin Laden. En medio del revuelo atronador, 20 soldados de elite de la Marina (los temibles SEALS) se abrieron paso con explosivos de mano, potentes rifles de asalto y dispositivos de visión nocturna.

Ataque de SEALS - Osama Bin laden

un pequeño equipo de americanos que llevaron a cabo la operación con extraordinario coraje

Estados Unidos ha puesto fin a su peor pesadilla. Osama Bin Laden ha muerto. Elaborada durante muchos años, estudiada al milímetro durante los últimos meses, una operación de las fuerzas especiales estadounidenses ha matado al líder de Al Qaeda. Así lo ha anunciado en torno a las once y media de la noche (cinco y media de la mañana en España) el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Los agentes abatieron a disparos al líder de Al Qaeda en la localidad de Abottabad (Google Maps) -a 80 kilómetros de Islamabad y en el norte de Pakistán- en una operación en la que no hubo bajas estadounidenses.

Bin Laden muerto

El líder de Al Qaeda fue sorprendido a traición: sus hombres de seguridad poco pudieron hacer contra la avalancha de fuego de los SEALS, que no sólo mataron a Bin Laden, sino que también perecieron uno los hijos del terrorista saudí, otro hombre y una mujer que llegó a ser usada como escudo humano, según relataron fuentes próximas a la operación a la cadena ‘ABC’.

Según la cadena de televisión Fox, los soldados de elite le dieron a Bin Laden la oportunidad de rendirse antes de dispararle un tiro en la cabeza. Sin embargo, el líder de Al Qaeda ya había declarado en cierta ocasión que nunca le capturarían vivo.

Entre las fuerzas norteamericanas no hubo aparentemente bajas, aunque un helicóptero cayó por problemas técnicos y los propios soldados estadounidenses decidieron destruirlo con explosivos cuando su tripulación estaba ya a salvo. La operación duró en total poco más de 40 minutos.

El Comando Conjunto de Operaciones Especiales, en cooperación con la CIA, dirigió la operación relámpago, aprobada el sábado por el presidente Obama a la vista de los últimos informes de los servicios de inteligencia que confirmaron la presencia de Bin Laden en la mansión fortificada por muros de casi tres metros, con ventanas altas y contados puntos de acceso. El comando norteamericano encontró poca resistencia. Algunos de los colaboradores de Bin Laden murieron junto a él, entre ellos uno de sus hijos. Ninguno de los estadounidenses que participaron en el ataque, al parecer dirigido por la CIA, resultó muerto o herido. Estados Unidos tan solo perdió un helicóptero, al parecer debido a problemas de carácter técnico. Obama afirmó que su país contó en esta misión con la cooperación de Pakistán, cuyo gobierno, dijo, comparte con el de Estados Unidos, la satisfacción por el resultado de la operación.

Osama Bin Laden SEALS

Los agentes que seguían la pista de Bin Laden disponían, aparentemente, de información procedente de alguno de los individuos que rodeaban al líder terrorista en los últimos días. La prueba última de que se encontraba en esa residencia horas antes del asalto fue la detección de un significativo volumen de mensajes hacia su interior. El espionaje norteamericano ha confirmado que esa residencia, en una ciudad de los alrededores de Islamabad, existe desde hace cinco años, aunque no conoce desde hacía cuánto tiempo estaba siendo utilizada por Bin Laden.

El ‘chivatazo’ se recibió al parecer en agosto y se ha venido trabajando intensamente en el plan: Bin Laden había abandonado su ‘refugio’ en las montañas, en la porosa frontera de Afganistán y Pakistán, para acomodarse en una casa valorada en más de un millón de dólares, ocho veces más grande que cualquier otra en las afueras de Abbottabad, una ciudad de 90.000 habitantes al norte de Islamabad.

La falta de televisión o teléfono, y el hecho de que la basura fuera quemada a diario dentro de los jardines, sirvieron para confirmar que la mansión cumplía las funciones de búnker o escondite.

Nada más conocerse la noticia de la muerte de Bin Laden se extendió el rumor de que podría haber sido abatido en un ataque desde los aviones no tripulados de Estados Unidos que vigilan habitualmente la frontera. El presidente Barack Obama confirmó, sin embargo, que se había tratado de una “lucha armada”, protagonizada por “un pequeño equipo de americanos que llevaron a cabo la operación con extraordinario coraje“.

SEALS

Obama confirmó también que los soldados que lanzaron el ataque habían “tomado en custodia” el cuerpo de Bin Laden. Fuentes de la Administración aseguraron a la cadena ABC que el cadáver será tratado “de acuerdo con las prácticas y las tradiciones islámicas”.

De hecho, según han explicado varias cadenas televisivas el cadáver habría recibido sepultura en el mar después de haberle sido practicada la prueba del ADN y respetando escrupulosamente las tradiciones islamicas que indican que hay que enterrar el cuerpo antes de 24 horas.

Un complejo residencial de “alta seguridad”

Junto a Bin Laden han muerto otras cuatro personas, según ha confirmado una fuente del Gobierno de EEUU. Washington cree que uno de los muertos era uno de los hijos de Bin Laden, según un funcionario de alto rango del Ejecutivo.

Según fuentes estadounidenses, la muerte de Bin Laden pone a Al Qaeda en una senda de decadencia que será difícil de revertir.

El bunker de millón de dólares

Funcionarios estadounidenses han explicado que el terrorista se escondía en un complejo residencial de “alta seguridad” a unos 56 kilómetros de Islamabad. En el operativo realizado “a primera hora” de este domingo por un “pequeño equipo estadounidense”, que las fuentes no quisieron precisar si eran militares o no, fallecieron además otros tres hombres “adultos”, incluido al parecer uno de los hijos de Bin Laden y dos de sus correos personales, así como una mujer “usada como escudo por un combatiente” y cuya identidad no fue revelada.

httpv://www.elmundo.es/multimedia/?media=3sD0M4YP8Y8

El operativo, realizado en unos 45 minutos y por cuatro helicópteros, fue llevado a cabo en el más alto secreto, sin que fueran alertadas de antemano las autoridades paquistaníes, dijeron las fuentes. Al parecer, Bin Laden murió por un tiro en la cabeza del comando especial estadounidense que llevó a cabo la operación. Las fuerzas especiales le dieron la opción de rendirse antes de matarle.

httpv://www.elmundo.es/multimedia/?media=3sD0M4YP8Y8

De acuerdo con las fuentes, el complejo residencial donde fue hallado Bin Laden se erige en un área donde viven numerosos militares paquistaníes retirados.  La residencia que ocupaba el líder de Al Qaida, presuntamente con parte de su familia, incluida su esposa más joven, era mucho mayor que el resto y gozaba de “extraordinarias medidas físicas” de seguridad, señalaron.

El dolor es temporal, el orgullo dura toda la vida

Las informaciones son todavía contradictorias, pero parece que el Ejército y los servicios de inteligencia de Pakistán pudieron cooperar al menos en labores de apoyo. Los méritos de la acción directa, sin embargo, correspondieron a los legendarios SEALS, uno de los cuerpos de elite mejor preparados del mundo, cuyo lema ha cobrado un nuevo valor después de la hazaña bélica: “El dolor es temporal, el orgullo dura toda la vida“.

Como se encontró a Bin Laden

El mensajero de más confianza de Bin Laden fue quien permitió a la CIA dar con el terrorista más buscado de la tierra. Su identidad no ha sido revelada pero este hombre del círculo más cercano de Bin Laden pasó a ser la pista esencial de esta operación histórica para Estados Unidos. Gracias a su rastro, los agentes de la inteligencia estadounidense pudieron encontrar al líder de Al Qaeda, según informaron funcionarios estadounidenses al diario The New York Times.

Todo empezó hace cuatro años. Según The New York Times, detenidos en la prisión de Guantánamo habían facilitado el seudónimo del mensajero a los interrogadores norteamericanos y dijeron que el hombre era un protegido de Sheikh Mohammed, el cerebro de los ataques del 11-S. Sin embargo, los agentes tardaron dos años en conocer la región donde operaba. A partir de ahí, la CIA halló la localización donde el mensajero de Bin Laden y su hermano vivían en Pakistán.

La sorpresa fue mayúscula. El lugar era un área próspera que se hallaba a unos 55 kilómetros al norte de Islabamad. Durante una década, la inteligencia y el Ejército norteamericanos habían seguido diversas pistas de Bin Laden, pensando que se encontraba en alguna cueva, entre Pakistán y Afganistán, donde incluso en una ocasión se llevó a cabo una agonizante batalla de persecución en las montañas de Tora Bora donde estuvo acorralado. A partir de entonces, Bin Laden consiguió huir a Pakistán, donde permaneció protegido por sus secuaces y por los simpatizantes que Al Qaeda tiene en un territorio en el que el extremismo islámico ha crecido considerablemente en los últimos años.

Abbottabad  “la Ciudad de las Escuelas”

Abbottabad, “la ciudad de Abbott”, a la que da nombre el comandante británico James Abbott, que fundó la ciudad a mediados del XIX, era un destino gris, bucólico, anodino, en la que se mezclaba el ambiente burgués y conservador propio de una ciudad media de 150.000 habitantes que alberga una rancia academia militar y su condición de ser la puerta de entrada hacia los territorios más agrestes, montañosos e inaccesibles de la North-West Frontier Province (Provincia de la Frontera Noroeste, NWFP), situados entre Afganistán, Cachemira y con China a un tiro de piedra.

Abbottabad

El paradero exacto de Bin Laden se conoció en agosto. Se encontraba en la localidad de Abottabad a 80 kilómetros de Islamabad y en el norte de Pakistán.

Fuentes oficiales estadounidenses aseguran que los espías norteamericanos se dieron cuenta que no era una residencia normal. Se trataba de un complejo de lujo por completo fortificado. Muros de más de tres metros, con alambres de espino, sin ventanas y con el acceso muy restringido. Solo constaba con dos puertas de entrada. Construida en 2005 y valorada en un millón de dólares, la residencia no tenía ni acceso telefónico ni conexión a Internet.

La CIA dedicó semanas a examinar con fotos vía satélite e informes de sus espías la mansión y determinar quién estaba viviendo entre sus grandes paredes. Según el diario británico The Guardian, los agentes conocieron que el mensajero y su hermano vivían junto con una familia. En septiembre, según un alto funcionario, la inteligencia estadounidense determinó que había “una gran posibilidad” de que Bin Laden se hallase escondido dentro. En febrero, los agentes supieron que esa familia era nada más y nada menos que la familia Bin Laden.

Abbottabad

En marzo, Obama conoció de primera mano la situación de la investigación. Ese mes, tuvo su primera reunión de las cinco que mantuvo en seis semanas en la Casa Blanca para conocer todos los detalles de la operación contra Osama Bin Laden. El Ejército de Estados Unidos preparaba el asalto a la mansión búnker de su enemigo número uno. Finalmente, Obama dio la orden de atacar el pasado viernes, 29 de abril. Washington no compartió los datos de inteligencia sobre el paradero de Bin Laden con ningún otro país, ni siquiera con Pakistán, por cuestiones de seguridad.

Un alto funcionario de la Administración de Obama ha asegurado, según el diario The Guardian, que “las altas paredes hacían la operación más peligrosa”. La operación, según este alto funcionario, fue “de precisión quirúrgica” a manos de un puñado de operativos norteamericanos. Apenas duró 40 minutos desde la llegada de los efectivos estadounidenses a la residencia hasta su partida.

Abbottabad

Los estadounidenses llegaron al complejo en helicóptero. Una vez allí, no encontraron fuerzas de seguridad locales. El objetivo era capturar a Bin Laden pero “hubo resistencia”, según informa Al Yazira. Al entrar en el complejo se dio un tiroteo. Bin Laden murió de un disparó en la cabeza. Otras cuatro personas fallecieron: un hijo mayor de edad del líder de Al Qaeda, el mensajero y su hermano y una mujer no identificada.

Tras la operación, los estadounidenses abandonaron el lugar nuevamente en helicóptero. “Se trata de la mayor victoria jamás alcanzada por EE UU en diez años de lucha contra Al Qaeda”, ha asegurado el alto funcionario norteamericano. El presidente de EE UU, Barack Obama, ha sido más directo: “Se ha hecho justicia”. Casi diez años después de los atentados del 11 de septiembre, la muerte de Bin Laden estaba confirmada.

Un consultor informático, Sohaib Athar, dió la pista y lo narró en directo sin saberlo.

Sohaib Athar, que vive en Abbottabad, Pakistán, donde Bin Laden permanecía refugiado en una mansión, advirtió primero la presencia de un helicóptero y le pareció lo suficientemente poco habitual como para ponerlo en su cuenta de Twitter.

“Helicóptero sobrevuela Abbottabad a la 1AM (es algo raro)”, escribió Athar, y poco después añadió: “Aquí se ha producido un enorme bang que ha sacudido las ventanas (…) Espero que no sea el principio de algo feo”.

Quien dio la pista inicial de que algo ocurría, sin saberlo, fue un consultor informático pakistaní, Sohaib Athar. Residente en la ciudad, escribió en su cuenta en la red social Twitter (@reallyvirtual):

  • “Un helicóptero sobrevuela Abottabad a la una de la mañana. Es extraño”.
  • “Vete, helicóptero, antes de que saque mi matamoscas gigante”.
  • Athar vivía, sin saberlo, a 2 kilómetros del líder de Al Qaeda.
  • “Soy el que blogueó la muerte de Bin Laden sin darse cuenta, nada más”, cuenta él ahora.
  • “No me di cuenta del helicóptero hasta que el ruido comenzó a ser irritante”, agrega.
  • Ubicado cerca del auditorio Jalal Baba, rápidamente amplió información: hasta recogió el testimonio de un taxista. “[Me ha dicho que] el Ejército ha cerrado el área y están inspeccionando casa por casa”.
  • “2 helicópteros, uno se ha estrellado”, tuiteó Athar poco después.
  • “Y ahora, un avión”.
  • Los pocos pakistaníes que leían los sucesos en Abottabad dedujeron entonces que algo grande estaba ocuriendo.
  • “Rumores interesantes sobre los acontecimientos de hoy”.
  • Unos minutos más tarde, Barack Obama apareció en televisión.
  • “Osama Bin Laden muerto en Abottabad, Pakistán. Cómo está el barrio”, fue su reacción. Abottabad es el último lugar de Pakistán en que esperaba que viviera”.

El barrio que Athar y Bin Laden compartían cuenta con un campo de golf, un complejo de tiendas y hasta un campo de entrenamiento del Ejército pakistaní. El consultor en informática se pregunta si la muerte del terrorista más buscado del mundo afectará su comunidad, hasta ahora (comprensiblemente) una de las más tranquilas de Pakistán.

Alegría en Estados Unidos

El bastardo ha muerto“, decía con júbilo The New York Post

Bin Laden EEUU

El anuncio ha sido acogido con tremenda alegría en Estados Unidos. Manifestaciones de júbilo, gritos de “USA, USA”, banderas estadounidenses y bocinas de automóviles pitando en son de celebración se escucharon desde la medianoche (siete de la mañana en España) en todo el país. El anuncio de su muerte, que sorprendió a los norteamericanos en las últimas horas de una noche de domingo, supone una enorme reivindicación para los cientos de soldados norteamericanos que han perdido la vida estos años en la guerra contra el terrorismo y los miles que han participado en las campañas de Irak y Afganistán. Pero, especialmente, representa el momento más esperado por los familiares de los cerca de 3.000 muertos en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pennsylvania. Varios grupos de personas, especialmente jóvenes, se concentraron anoche frente a la Casa Blanca para cantar el himno nacional y celebrar la noticia.

httpv://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ZNYmK19-d0U

“Estoy aquí para convertirme en un testigo de la Historia. Mi novio será enviado al extranjero con los marines la semana que viene. Por eso estoy tan orgullosa por lo que ha hecho nuestro Ejército”, contaba eufórica a las puertas de la Casa Blanca Laura Vogler, una alumna de la American University en Washington. Las celebraciones por la muerte de Bin Laden han tomado las inmediaciones de la Casa Blanca.

Bin Laden Dead

Los mensajes de móvil corrieron como la pólvora con la noticia que los neoyorquinos esperaban desde hace casi 10 años. “El bastardo ha muerto“, decía con júbilo The New York Post antes del anuncio de Obama. “Ha tenido lo que se merecía”, añadió Peter King, representante de los neoyorquinos en el Congreso de EE UU.

La Zona Cero de Manhattan, en la que se erigían las dos torres que derribó Al Qaeda, se ha convertido en uno de los puntos en los que más ciudadanos se han concentrado. Turistas, miembros del cuerpo de bomberos (más de 300 de ellos murieron en las labores de rescate tras los atentados) y neoyorquinos de todo pelaje se aglomeraron ante las cercanas pantallas de Times Square desde que aparecieron los primeros rumores de la noticia. La concentración se hizo multitudinaria después del anuncio.

Localizado por unos mensajeros

Además de altos muros, espacios interiores amurallados y un acceso restringido por tres puertas de seguridad, la residencia principal tenía muy pocas ventanas al exterior y una terraza protegida también por una muralla, relataron. El rastro de Bin Laden fue hallado a través de uno de sus correos personales, de los pocos “en quienes confiaba” el líder de Al Qaida explicaron.

Hace unos cuatro años, los servicios de inteligencia finalmente lograron identificar a esta persona y dos años atrás consiguieron “identificar áreas en Pakistán” donde actuaban este correo y su hermano.

Finalmente, el pasado agosto, localizaron la residencia donde hoy fue ultimado Bin Laden y que estaba a nombre de este correo personal del terrorista, pese a que el valor del complejo residencial, construido en 2005, se estima en un millón de dólares y esta persona no tenía oficialmente medios para pagar esa cantidad de dinero, dijeron.

“Romper el aura de invencibilidad de los terroristas y permitir a EE UU declarar la victoria y avanzar en Afganistán”

Objetivo: matar a Osama Bin Laden

Matar a Osama Bin Laden se convirtió en una obsesión que ningún mandatario internacional anunció en público, pero que desde hace años se confiesaron al oído. Arabia Saudí propuso unir las fuerzas de seis países distintos para asesinar al dirigente de Al Qaeda y a su escudero, el pediatra egipcio Ayman al Zawahiri, los terroristas más buscados del planeta, según documentos diplomáticos secretos.

La propuesta partió del príncipe saudí Turki al Faisal, de 65 años, exdirector de los servicios secretos y uno de los hombres que mejor conoce a Bin Laden y la realidad afgana. Exembajador saudí en Reino Unido y EE UU, se educó en las universidades norteamericanas de Princeton y Cambridge, y antes del 11-S estuvo a punto de lograr lo que parecía imposible: que los talibanes entregaran a Arabia Saudí al barbudo y escurridizo Osama cuando dirigía en Afganistán sus campos de entrenamiento terrorista. La propuesta de diseñar un plan conjunto de seis países para cazar a Bin Laden se produjo durante un encuentro del príncipe saudí con el embajador norteamericano James B. Smith, en febrero de 2010, en Riad. Turki al Faisal planteó que Arabia Saudí, EE UU, China, Rusia, Afganistán y Pakistán “podían unir fuerzas y compartir activos para capturar o matar” a los dirigentes de Al Qaeda. “Esto rompería el aura de invencibilidad de los terroristas y permitiría a EE UU declarar la victoria y avanzar (en Afganistán)”, aventuró el hijo del rey Faisal, asesinado en 1975, una de las personas más influyentes y mejor informadas del reino. El relato aparece en un cable secreto del Departamento de Estado de EE UU.

El príncipe negoció cara a cara en Afganistán con el mulá Mohamed Omar, aliado y protector de Bin Laden, la entrega del dirigente de Al Qaeda, considerado ya entonces una grave amenaza para Arabia Saudí; pero tras un pacto verbal, el jefe talibán, que hoy continua huido, faltó a su compromiso. En aquellas negociaciones le acompañó Nasim Rana, entonces jefe del poderoso y siniestro ISI, servicio secreto de Pakistán.

Quién era Osama Bin Laden, padre del Yihadismo internacional

Osama Bin Laden

La base del pensamiento de Bin Laden era similar a los talibanes: interpretaciones ultraortodoxas del islam suní, al que desea purificar de influencias occidentales. Su ideología, sus hombres, fogueados en acciones de combate, y el muy abundante dinero le permitieron financiar una oscura trama de grupos radicales que actúan contra intereses occidentales, preferentemente estadounidenses, allí donde tienen oportunidad.

Osama Bin Laden nació en Arabia Saudí en el año 1957, en el seno de una acaudalada familia saudí. Su padre fue un importante magnate de la construcción en su país. Estudió Religión y Ciencias Económicas, graduándose en la Universidad Abdul Aziz. Desde 1979 apoyó a los rebeldes afganos en su guerra contra la URSS, organizando el reclutamiento de miles de voluntarios de todo el mundo árabe, entre otras acciones. Desde 1986 participó personalmente en los combates. Acabada la guerra, regresó a su país. Como consecuencia del apoyo saudí a las tropas de EE UU durante la Guerra del Golfo de 1991, rompió su relación con el régimen saudí y con su propia familia. Se exilió en 1991 en Sudán, donde dirigió una empresa que EE UU consideraba una tapadera terrorista.

Con la inaudita planificación de los ataques del 11-S, Bin Laden y Al Qaeda sacudieron con fuerza los cimientos en los que EE UU basaba su política de seguridad y pusieron en evidencia la necesidad de buscar un nuevo enfoque para reforzar sus fronteras. Casi inmediatamente después, EE UU lanzó una serie de ataques aéreos contra los talibanes en la frontera entre Afganistán y Pakistán. Ante la negativa de los talibanes a entregar al terrorista, EE UU inició en octubre de 2001 una guerra en Afganistán que aún continúa, aunque los ataques permitieron derribar al régimen fundamentalista que gobernaba el país.

Osama Bin Laden Tora Bora

Tras su experiencia en la guerra de Afganistán, Bin Laden aprendió a vivir como un ermitaño, una habilidad que le sirvió para mimetizarse en el terreno de la misma forma que lo hacen las serpientes. Una y otra vez el líder de Al Qaeda logró escabullirse y salir indemne de los ataques lanzados por EE UU y sus aliados internacionales, lo que hizo que quedara en entredicho la capacidad de inteligencia y militar del país más poderoso del mundo. Desde que la pista de Bin Laden desapareció definitivamente en las montañas de Tora Bora en el invierno de 2001 después de que EE UU depusiera por las armas a los talibanes, solo había una certeza: estaba escondido en Pakistán. La comunidad de inteligencia barajaba muchas hipótesis: que se encontraba en una región remota o confundido con la masa en Karachi, que solo podría ser abatido por la traición en su círculo más próximo o con un ataque por misiles, pero estaba claro que se había desplazado al país vecino de Afganistán.

Durante años, los drones estadounidenses, aviones no tripulados dotados de misiles, han sobrevolado las distintas zonas tribales de Pakistán, el lugar más peligroso y volátil de la tierra. Han matado a decenas de militantes de Al Qaeda, también a civiles, y se han acercado mucho a sus líderes, sobre todo al egipcio Ayman Al Zawari, pero al final ha sido un grupo de comandos SEALS el que ha cerrado una parte de la historia.

Bin Laden SEALS

Las reacciones por la muerte de Osama Bin Laden

Las reacciones que la muerte de este personaje pueden provocar en el mundo son impredecibles. Por si acaso, el presidente norteamericano insistió ayer en que Bin Laden no era un líder musulmán y en que Estados Unidos no está en guerra contra esa confesión religiosa.

Al Qaeda

“Dada la incertidumbre y la volatilidad de la actual situación”, asegura el Departamento de Estado, “urgimos a los ciudadanos estadounidenses en áreas donde estos acontecimientos pueden causar violencia antiestadounidense a limitar sus viajes fuera de sus casas y hoteles y a evitar concentraciones y demostraciones masivas”. Por lo pronto, el Gobierno norteamericano puso en estado de alerta a todas sus embajadas ante el riesgo de que sean blanco de posibles represalias.

————————————————————-

Resumen de noticias realizado sin ánimo de lucro para los Depredadores Airsoft, amigos y simpatizantes.

Fuentes:

  • The Guardian
  • The New York Post
  • ABC News
  • El Mundo
  • El País

Archivado como: , , , , , , , ,

One Response a “Así actuaron los temibles SEALS para matar a Osama Bin Laden”

  1. LA CONTRADICCIONES DE LA MUERTE DE BIN LADEN:

    1. ¿Por qué lo mataron?

    Bin Laden “se resistió” a su captura. Pero estaba desarmado. ¿Qué quiere decir eso? El fundador de Al Qaeda nunca ha sido un combatiente y, para cualquiera que haya visto en algún momento a un Navy SEAL o a un paramilitar de la CIA resulta imposible pensar que éstos no puedan detener a un hombre de 54 años, inmovilizarlo, esposarlo, ponerle una capucha en la cabeza y meterlo en un helicóptero. El hecho de que la familia de Bin Laden estuviera en el segundo piso de la casa hace pensar que probablemente la lucha estaba ya bajo control de los estadounidenses cuando Bin Laden murió.

    2. El objetivo ¿era matarlo o detenerlo?

    John O. Brennan, el máximo asesor antiterrorista de la Casa Blanca, dice que “si hubiéramos tenido la oportunidad de tenerlo vivo, si hubiera habido alguna posibilidad, los individuos implicados en la acción lo habrían hecho”. Pero, al mismo tiempo, afirma que “no íbamos a poner e nuestra gente en peligro”. Si los Navy SEAL tuvieron tiempo para llevarse los ordenadores de Bin Laden, sus dos teléfonos móviles, y hasta 500 euros que estaban en el edificio, resulta imposible pensar, de nuevo, qué tipo de problema habrían tenido en llevarse a Osama vivo.

    3. ¿Lo mataron a sangre fría?

    Según la hija menor del terrorista, Safia, Bin Laden se rindió y los Navy SEAL le ordenaron que se tumbara en el suelo boca abajo. El terrorista obedeció y entonces le dispararon en la cabeza y en el pecho.

    4. ¿Usó a su mujer como ‘escudo humano’?

    Primero, EEUU dijo que Bin Laden tenía un AK-47 y había usado a una de sus mujeres como escudo humano. El martes Washington negó ambas declaraciones.

    5. ¿Qué papel jugaron los paramilitares de la CIA?

    EEUU ha admitido que en el ataque no sólo participaron Navys SEAL (las Fuerzas Especiales de la Armada), sino también paramilitares de la CIA, aunque nadie sabe su papel.

    6. ¿Qué le pasó al helicóptero abandonado en Abbottabad?

    Primero, EEUU dijo que era un helicóptero pakistaní que había sido alcanzado por fuego de los militantes desde el edificio. Después, que era estadounidense. Ahora, la explicación oficial que se ha impuesto es que el helicóptero tuvo “un problema mecánico” y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia exactamente en la casa donde estaba Bin Laden.

    7. ¿Localizaron a Bin Laden como consecuencia del uso de torturas?

    EEUU sabía que el camino hacia Bin Laden pasaba por sus mensajeros, ya que el fundador de Al Qaeda no usaba teléfonos móviles, porque éstos desvelan la situación de sus usuarios. Cuando Pakistán -o EEUU- arrestó al entonces ‘número tres’ de Al-Qaeda, Faraj al Libbi, éste dijo que había sido promovido a esa posición tras la detención de Jalid Sheij Mohamad, el ‘cerebro’ del 11-S, y que la noticia le había sido comunicada por un mensajero.

    Dado que Sheij Mohamed tenía una carta de Bin Laden cuando fue detenido, en marzo de 2003, Estados Unidos decidió que el terrorista conocía a ese mensajero. Mohamed, que ya había sido torturado, fue sometido a ahogamientos simulados 183 veces en una cárcel secreta en Polonia. No está claro, sin embargo, si Mohamad delató al mensajero y, si lo hizo, si fue a consecuencia de las torturas, ya que, según la mayor parte de las informaciones, Mohamed sólo identificó al hombre dos años después, ya en Guantánamo, cuando no estaba siendo torturado.

    8. ¿Envió Pakistán cazabombarderos contra los comandos de EEUU?

    Pakistán ha declarado que, al no haber sido informado de la operación, envió cazabombarderos a Abbottabad, pero que éstos llegaron demasiado tarde. ¿Por qué tardaron tanto en llegar cuando el tiroteo se prolongó durante tres cuartos de hora? ¿Por qué Islamabad no envió tropas de su Academia Militar, situada a 500 metros de donde estaba teniendo lugar la batalla? ¿Pretendía Islamabad bombardear a los estadounidenses?

Te ha ayudado?
No estas de acuerdo?
Faltan datos importantes?
Cuentanoslo aqui. Tu opinion nos interesa!

Registrate en Depredadores de forma facil y rapida y cuentanoslo!. Bienvenido!

Website Apps
Abrir la barra de herramientas